CV

Hace rato que lo busco sin buscar. El miedo al cambio de hábitos ha mermado mis ínfulas de comerme al mundo con mil propuestas novedosas y extravagantes que se me vienen a la mente. Ninguna de ellas verdaderamente plasmadas en el papel porque se me acumulan los comienzos y los desarrollos deben venir justificados por una necesidad real y concreta de acción.

Lo obvio se apodera de mi voluntad y concluyo: si estás buscando trabajo ¿por qué no estudias algo? Así lo puedes posponer un par de años, si es otra maestría y hasta cuatro años si es un doctorado. ¡Vaya que cantidad de tiempo ganado! Luego sumo los años de tesis y casi acumulo de 6 a 8 años más, tranquilamente. Pero este planteamiento maravilloso cojea de una pata: realmente tendría que estudiar y casi prefiero trabajar en alguna de esas librerías con sección musical.

De apariencia normal pero conscientemente llena de vacíos que me hacen imperfecta, luego de largos años de auto-analisis reconozco que mis ideas llegan, se toman un respiro y cuando se incorporan tienen que volver a revisar la premisa por la que nacieron y mutar, por culpa del tiempo transcurrido entre una y otra actividad. En todo caso tampoco me doy de latigazos; no me clasifico de excesivamente pasota o inconscientemente vaga, intento no poner adjetivos calificativos a mi relación con el tiempo/entorno. Cada cual tiene su ritmo. Yo el mío.

1-IMG_9430 (2)

Si algo se hace debe ser rápido para pensar lo mínimo; y, sí no se hace, para que voy a invertir tiempo en aquello.

En fin… la cosa es que estoy buscando empleo. Hoy es el último día frente a esta maldita computadora. Mañana voy a empezar a dejar curriculums en todas las oficinas de recursos humanos, ongs, librerías, puestos piratas de cds de metal (porque el reguetón y la opera me provocan gases) y –porque no- puestitos de la calle; puesta a reinventarme, que más da.

Todos sugieren que mientras busco puedo anotarme en algún voluntariado; vaya ideas raras tiene la gente. ¿Por qué habría de mover mi culo de mi cómoda silla y la amable compañía de mi computadora que me permite escuchar música y leer toda la verborrea política de los tarados y gurús del internet?

Para que la gente que me rodea no se impaciente he hecho una lista de posibles cositas, para empezar por algo simple. Y es que luego de tragarme el Finnegans Wake -del intenso Joyce-, primero con la mente y luego con guacamole, siento que mi cerebro no calibra bien, se ha vuelto algo abstruso y laberintico. Lo he notado por el tipo de diálogos incomprensibles que la gente me atribuye.

Bien! ya es mañana. He hecho 50 copias de mi CV de 3 hojas máximo, como mandan los sabiondos de Linkedin. Una hoja con las actividades realizadas a lo largo de mi vida laboral y e incluido dos cartas de recomendación: una de mi profesora de 6to grado y otra de mi último jefe, un famoso mimo, con el que trabaje como asistente de utilería hasta que un día se fue de taxista.

1-IMG_8368
Mimo y taxista

Empiezo por las señoras de las botanitas variadas que cuando intento darles mi hoja de vida, simplificada me miran con cara de: ¡uy, la loca! Sin embargo cuando les explico mi situación me lo reciben muy cariñosamente, asienten y prometen que me llamará si necesitan ayudante.

1-IMG_8287
Una por 50ctv, 3 por un dólar.
1-IMG_8151
Chulpichocho to take away.

Pasa más o menos lo mismo con el resto de vendedores de la calle, todas y todos amables, excepto el de las gorditas (masas de maíz rellenas) que me dice que si me hago su novia me deja el puesto, a lo que respondo que es verdaderamente tentador pero que en terapia me han aconsejado dos cosas: alejarme de las relaciones estables y no escuchar 8 emisoras de radio al mismo tiempo.

1-IMG_8027
Una gordita para llevar, por favor.

En mi incansable búsqueda por ser productiva en esta vida, distribuyo mi hoja de vida de 3 páginas al peluquero del barrio y a don Ácido, que no tenía idea de porque le llamaban así hasta que me ha dado un sopapo en la nuca que dolerá hasta el día siguiente. ¡Extracción germánica! He exclamado –ya saben, culpa de Finnegan-.

1-IMG_0970
El ancestral arte de peluquear.
1-IMG_2288
Don Sopapo

Los únicos que rechazaron mi CV fueron el señor betunero del parque y el señor inventor del Agua de Coco. De la forma más cordial me explicaron que los suyos son oficios solitarios; y que incluir una segunda persona seria un enorme obstáculo para el ágil desenvolvimiento de sus acciones cotidianas. Cómoda con sus argumentos, di las gracias y marche.

1-IMG_2297

1-IMG_8293

Tanta cordialidad me anima y entro en algunos locales.

Los peluqueros hípsters me miran e ipso-facto me invitan a abandonar el lugar.

1-IMG_1284

Los tatuadores han sido más cultos y me han dado pormenores de lo necesario para hacerme del oficio. Les doy las gracias y les explico que por el momento busco algo básico, como repartir volantes mientras ahorro para las clases de diseño e ilustración… me miran y asienten.

1-IMG_9925

1-IMG_9897

Paso por las estatuas vivientes que se rehúsan a hablar conmigo si no les doy unas monedas.

1-IMG_9738

Luego me cobran el doble por los consejos. Este oficio me gusta pero por lo que veo requiere mucho trabajo, esfuerzo y dedicación, lo cual me hace ponerlo en nivel 3 de funciones junto con “guía de museo de arte moderno”; porque, no voy a negarlo, tengo tanta sensibilidad artística como un microbio.

1-IMG_9470

Mientras peregrino en busca de un oficio la ciudad me alienta a ser creativa, buscar nuevos nichos y oportunidades. Le he dado mi CV al señor de la basura por si necesitan una sindicalista, ya saben alguien que  vaya a las reuniones y marchas por si ellos están ocupados o sin ganas.

1-IMG_8665

También me han aceptado un CV los artistas callejeros, los de las cajas de música. Me informan que son una empresa familiar pero que si dado el caso llegasen a necesitar un reemplazo o un medio tiempo, me llamaran.

1-IMG_9160

Para agarrar un poco de aire luego de tanto esfuerzo mental y físico entro en el mercado y un simpático pescadero me aconseja no trabajar sino hacer algo que ame…

1-IMG_8751

Y yo que no sé sí olvide amar me hago la pregunta: “déjate de pantomimas mija y cuéntame ¿Qué es lo que quieres hacer, de corazón? Dos imágenes se me vienen a la mente.

Pronosticador del tiempo. Tener mi oficina al aire libre en un montecito y que la gente venga a verme para preguntar: ¿cuál es el pronóstico del tiempo para hoy? Yo miraría el cielo y diría con voz grave y seria: “parcialmente nublado en la mañana, 0% probabilidad de lluvia, 40% de humedad, temperatura mínima de 12° y máxima de 22° , sensación térmica más hacia 18° que hacia 19°.

Todo esto con solo ver el cielo.

1-IMG_2492

También me encantaría que me paguen por ser grafitera, colorear las paredes de cemento gris de la ciudad.

1-IMG_3356

O como mínimo pintarle a gente cuatro verdades en el muro del vecino: “La patria dejará de ser colonia… o moriremos todos perfumados”

1-IMG_8184

6pm. Epilogo: 25 CV entregados, uno desperdiciado para limpiarme la grasa de la gordita que me comí y dos regalados a una indigente porque monedas no me quedaban.

3 comentarios en “CV

  1. Qué bien Rojitas!, me has sacado unas cuantas carcajadas, buen trabajo!!! :), cómo me he divertido, pienso que encontraste tu oficio, adelante!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s